Por Walid Tijerina Sepulveda. @walidts

Why nations fail?, de Daron Acemoglu y James Robinson (Crown Business, 2012)

Instituciones, instituciones, instituciones. Ésta es, en pocas palabras, la receta que estos autores formulan para explicar diferencias abismales entre países desarrollados y países asediados por la pobreza. Si no, argumentan ellos, cómo explicar la bipolaridad que existe entre Corea del Sur –con uno de los mejores índices de PIB per cápita del mundo— y Corea del Norte –agobiada por la pobreza. No puede ser la cultura, compartida por ambos. Ni la geografía, también compartida por ambos. ¿Y qué decir de la bipolaridad entre Nogales, Arizona y Nogales, Sonora? ¿Entre Laredo, Texas y Nuevo Laredo, México? ¿Entre Botsuana y Zimbabue? No, no es la geografía, ni la cultura, ni el clima, como muchos estudiosos del desarrollo han tratado de argumentar anteriormente. Lo que distingue al desarrollo de los países es la solidez de sus instituciones. El éxito económico de los países depende entonces de la institucionalidad de políticas públicas transparentes y objetivas, que busquen el bien común de los ciudadanos. Este libro es a la vez un gran recuento histórico de las exitosas historias del desarrollo y una gran lección para los retos pendientes de países como el nuestro.

Globalization and its Discontents, de Joseph Stiglitz (Norton & Co, 2002)

No sólo el autor es Nobel de economía. Resulta que Stiglitz es también el expresidente del Banco Mundial –institución a la que termina apedreando por tergiversar, junto con el Fondo Monetario Internacional, la senda del desarrollo globalizador. Este libro sirve entonces para aportar una perspectiva desde dentro de cómo las instituciones financieras internacionales (entiéndase, Banco Mundial y Fondo Monetario Internacional) se aliaron con países como Estados Unidos y el Reino Unido para expandir la ortodoxia del libre mercado buscando no el beneficio de los países en desarrollo, sino el beneficio de las propias instituciones financieras y de los intereses de Wall Street. Este libro es un gran diagnóstico de qué es lo que ha resultado mal en las recientes tendencias de la globalización y un primer acercamiento a las probables soluciones.

Kicking Away the Ladder, de Ha-Joon Chang (Anthem Press, 2002)

El subtítulo de este clásico del desarrollo es “La estrategia del desarrollo con una perspectiva histórica”. Y sí, el presente libro es un excelente paseo por las historias de transformación industrial que ha habido a lo largo y ancho del mundo. Además, es un recuento detallado de cómo los primeros países en desarrollarse han “pateado la escalera” para que los demás países subdesarrollados no puedan alcanzar los mismos niveles de riqueza. Chang describe entonces como los países más desarrollados han comenzado a prohibir que países en desarrollo utilicen las políticas públicas o métodos que ellos mismos utilizaron para transformarse en las economías más sólidas a nivel mundial: subsidios, protección de industrias infantes, entre otras medidas. Esta obra fue galardonada con el Myrdal Prize 2003 de la Asociación Europea de Política Económica Evolutiva –un premio que es garantía para estudios del desarrollo y de política económica que marcan tendencia.

 

La Gran Transformación, de Karl Polanyi (Fondo de Cultura Económica, ed. 2012)

Un clásico, aunque un poco más viejo. Escrito a mediados del siglo pasado, Polanyi es reconocido como uno de los grandes pioneros de la política económica moderna precisamente por la presente obra: un libro que comienza a desmenuzar la utopía del “libre mercado”. Contrario a la “mano invisible” de Adam Smith, Polanyi detalla cómo el capitalismo históricamente ha necesitado la intervención del Estado para ser implementado tanto a nivel nacional como internacional. Polanyi no sólo analiza las instituciones políticas del capitalismo, sino que también estudia el “contramovimiento” que la expansión del capitalismo ha generado tradicionalmente: olas de nacionalismo o socialismo. ¿Les suena a algo parecido con la actualidad? Aún y cuando haya sido escrito hace ya más de un siglo, la presente obra es una gran herramienta para entender los malestares que nos topamos día a día en los titulares internacionales.

 

Instituciones, Cambio Institucional y Desempeño Económico, de Douglass C. North (Fondo de Cultura Económica, 1993)

La presente obra, escrita a finales del siglo pasado, logró resucitar una literatura que había estado convaleciente: el institucionalismo. Cuando las tendencias explicativas del desarrollo y las políticas públicas estaban siendo abrumadas por los “estudios del comportamiento”, Douglas North retomó la metodología del institucionalismo para explicar la incidencia de instituciones políticas y económicas en cambios de gran escala. Eventualmente, la presente obra serviría como piedra angular para los avances de otros estudios del desarrollo –como los de Acemoglu & Robinson o de Ha-Joon Chang. Actualmente, la literatura del institucionalismo (ya sea en temas de desarrollo, política o economía) está más viva que nunca y esta obra sigue siendo una de las referencias imperdibles en la construcción de nuevas alternativas para el desarrollo.